Autor: 
Poemadelmes(anteriores) ABBBBBBBBBBBB
Mail: p@p





Poema del mes de julio-07








A cambio de libertad

¡Inténtalo!, dirás. ¿Para qué?, digo.
Si nada he de ganar, si soy consciente
que el mundo que te quiere es diferente
del mismo que se muestra mi enemigo.

¿Qué ofreces más que yo…? ¿Por qué contigo
la vida se define complaciente,
y en cambio su verdad siempre me miente
negándome los logros que persigo?

Me harté ya de luchar; nada convierte
un destino vulgar en buena suerte
por mucho que me esfuerce en el empeño.

Envidia no me das, pues vives preso
de lo que no logré, quizá por eso
aún soy de mi persona el propio dueño.

De: Mario Martínez Martínez
Tomado de su Sala Personal








Poema del mes de junio-07







CARPE DIEM

Que no es hora de lirios ni azucenas,
me dices, dando ya por consumado
el tiempo que nos queda, apresurado,
como corre la vida, soplo apenas.

Mas, siendo nunca tarde si son buenas
las dichas del amor, a buen recado
los escrúpulos pon y del pecado
tomemos lo mejor a manos llenas.

No suceda que, al borde del abismo,
luego de tanto afán puesto en la boca,
quede todo en hablar, más de lo mismo.

Pues no hay buena razón en carne poca,
menguante a parigual hilemorfismo,
el Carpe Diem -¿ves?- se me desboca.



De: Jacobo Fabiani
tomado de su Sala personal








Poema del mes de mayo-07







“Esta noche de lluvia hablo contigo”

Con palabras usadas,
gastadas por el tiempo y la costumbre,
cuyo último temblor ya no se siente.
Con palabras, como sueños, quemadas por la vida,
esta noche de lluvia hablo contigo.
(Juan Luis Panero)


I
Era la noche, madre, y un silencio
de océanos vacíos
se desplomaba, nieve, entre los muslos.
La carretera toda era la noche
y a un lado y a otro lado, las encinas.
Era la noche, madre, y nadie más en el mundo
que tú y yo,
nadie más en el mundo que tú y yo,
la noche y las encinas intentando
alargar ese instante de ternura
que aún quedara en tu cuerpo.
Fueron diez,
once,
doce o trece curvas.
El taxista callaba y yo veía
detrás de cada encina a un par de ángeles
desplegando sus alas.
El taxista callaba y yo callaba
hasta que fue imposible por más tiempo
negarse a la evidencia.
Dije sólo: está fría.

Y era la noche, madre,
eran la noche y las encinas juntas.

De Vicente Martín Martín
Tomado de su Sala Personal








Poema del mes de agosto-07







A Emile Cioran.

La idea es neutra
y en ella proyecto mis fantasmas y sus demencias.
Impuro soy, lejos del sol,
así camino por el frío sendero de la lógica
a la epilepsia que tiembla en el corazón.
Sangrienta farsa ésta de idolatrarme por instinto,
soñando un cruel desfile de falsos absolutos,
vil espíritu mío
y también tuyo desgraciado lector.
Aferrado a todas las religiones,
simulacros de dioses,
me prosterno ante lo improbable
otorgando certeza al mito y la leyenda.
Entonces, sin pasado ni futuro,
incrédulo y perdido de oriente,
con el dolor original tomando por asalto el tórax,
cuando el aire apenas entra a los pulmones,
llamo al Doctor Stranz para que de urgencia me sane
con la clara luz de Emile Cioran.

De: Álvaro Ruiz
De su libro “Poemas del sol”










Poema del mes de septiembre-07







Dejarme nacer en ti

Quizás sea tiempo de dejarme enamorar
salir en vuelo hacia la vida, a ti, océanos.
Quizás sea tiempo de escucharte no lejano
y simplemente, dejarme nacer en ti, por ti.

Quizás quiera bailar contigo como si siempre
mirándote a los ojos para que nunca más sin.
Quizás sea anillos de espuma entre los dedos
la línea de tu costa, luna encendida, nosotros.

Quizás nazca en cuevas de arena, descalza,
invitada y requerida de tu mano generosa, oh, sí.
Quizás nazca yo en tus versos, amorosamente,
y sin miedo a morir sepa que antes de ti, moría.

De: Rosa Buk










Poema del mes de Octubre-07







Sin volver la vista.

Sucede cuando se escucha en las noches pálidas
correr la voz del agua dulce con su suave,
profundo y cristalino decir,
tan suyo, tan cierto.

Siendo tanto el raudal de su voz
y apenas trasluce oscuridad,
a pesar, de lo ancho de su cauce.

Y, como si viniera desde la nada,
recordamos una y otra vez
que las vivencias pasan,
no hay manera de regresarlas.

Sí, ocurren así,
sin volver la vista,
aunque la lluvia del llanto
persista sobre el río.

De: Marisela Salazar









Poema del mes de Noviembre-07







MI VERSIÓN DE “RHAPSODY IN BLUE”

Me gusta tu viernes
Suave y abundante en bienvenidas
Lleno de hiedras que trepan por mis pies
Y me salen ramas por la boca

Me gusta tu viernes
Con sabor a lenta prisa
De espasmos agazapados
Tras los pájaros que picotean
Mis carnes reposadas

Tienes el viernes como me gusta
De color de mandarina resignada
Uva penetrada por el diente
Ropas atizadas por los labios
Mi reloj de sangre de medianoche
Marca el compás de tus ondulaciones

Me sabe tu viernes
Y me cabe justo en las manos
Abres tu paraguas sin lluvia
Así no entra nadie
Así nada te sobra.

De: Juan Carlos Céspedes Acosta







Poema del mes de diciembre-07








ES SUFICIENTE


¿Conoces a Dios?
Pregunta quemante en papel de atributos.
Un amigo me habla
de su hondo teorema de elevación sublime
y me invita a que sea la soledad sin fuego
o el secreto paisaje de un mandato obsesivo,
y respondo que soy una pasión errante casada con la tierra
y respondo que soy un marinero del espíritu
y que su mundo no lo veo con ojos de confianza quieta,
porque un nudo de misterios le defiende ante el hombre,
porque quiere fiar la paz de toda la existencia
y yo no, yo siempre quiero la palabra humana
mi lugar es mi mundo
mi vida es la vida heredera de los sueños,
la que parte el pan, nace y desnace,
la que libra del tiempo su madeja de asombros,
la que camina a pie la palabra infinito,
la que habla a la libertad con deseos esenciales,
la que no prende cirios a los prejuicios,
la que dice soy libre como una luz de aurora.
Y mi vida es historia sin abismos celestes
y mi sangre es un río caliente de sucesos
y yo vivo tranquilo sin muletas divinas
y yo soy la duda que se refugia en cadenas de leyes
y yo soy, simple y llanamente, un hombre
y eso es más que suficiente.

Emilio Montemayor







Poema del mes de Enero-08








Territorio

Lejos de ti,
la geografía ajena de mi cuerpo
dibuja tu palabra.

Podría ser tu voz o mi tristeza
de estar aquí desnuda
como un lugar abierto al habitante
que inicie del amor sus ritos húmedos
o anide entre mis senos.

Pero es la noche en mí
y va el amor lejanamente ardiendo,
llegando a los volcanes tibios
donde tu voz en agua se deshace
y lentamente soy.

Así, la tierra esquiva de mi amor
se entrega a tus lugares
que indómitos elevan el deseo
de ser la piel que escribe tu estadía.

Paloma Luz










Poema del mes de agosto-08








Un poeta pretende
(escribir, fuera llueve
y ha querido citar a Blas de Otero)


Es terrible escribir...
B. DE OTERO


Es terrible escribir (es Blas de Otero)
estoy cansado, amor, y tú prefieres
salir sola y andar sin este verso mío
que aún no se levanta

está Madrid tremendamente injusto
esta tarde que quiero, junto a un café gastado,
escribir: es terrible, dicta el cielo su lengua
más oscura
y la noche parece que lloverá con saña

las palabras no duermen, o duermen, sólo son
inmóviles grafitos, mordeduras
de un insecto en el mármol, lentamente
maldigo mis relojes, vueltas, vueltas,
y el poema descansa boca abajo, muy quieto,
y un camarero mira, es terrible escuchar
lleva días sentado y es estéril

tinta blanca sin voz, llueve sin más,
feroz sobre el asfalto de los ayuntamientos,
sobre el sueño, feroz, y el agua borra
en el cristal los nombres que no dice,
el nombre que no dice

no regresas y sigo, no amanece,
por ti trazando letras
con los dedos azules, hace frío,
son el hielo la gente que respira,
y las horas y yo vamos dejando
papeles, icebergs, sobre los suelos
de la cafetería,
estoy aquí, y ahora, es terrible mi mano
echa en falta el camino de tus ingles,
calle del Arenal, Madrid, catorce
de febrero ¿será que la madeja
de lo que fuera boca ya no es literatura?

volverás invisible,
de la lluvia callada, bien lo advierto,
y es terrible callar, he roto diccionarios,
asusta su cordura, y son las seis, color
de madrugada y barre
un chico los rencores, rincones arrugados
de los poemas muertos

esto es temblar, Madrid, febrero y llueve

me despiden sin ti, la calle, gritan
unos soles en rombo sus alivios,
su calor subterráneo; bien sé que volverás
del cristal de la lluvia, de otros prófugos bares,
y amanece, y amanece sin ti,
y es terrible la luz vuelve sin alba
como el verso que vive
innombrado en mis labios, solo, solos…

qué dirás cuando vuelvas

¿me contarás que el agua se fatiga,
que se perdió en las calles de tu cuerpo,
que no me reconoce, que es un agua
de sal, de las que odian
mis poemas sumisos, la metáfora noche
las sílabas futuras de naufragio?

es terrible escribir, amor (es Blas de Otero).

Francisco Caro








Visitantes actuales
6

Total de visitas:
592845
Buscar autor por apellido